Altermutua, la mejor Alternativa a Autónomos

La responsabilidad civil del abogado por el incumplimiento de plazos

Por Marc Carayol Saurina
Palma de Mallorca,
 

En nuestra sociedad, a diario, ocurre que en el marco de la relación contractual entre dos personas surgen incumplimientos contractuales por parte de alguna de ellas, lo que conlleva a incurrir en responsabilidad civil contractual, o lo que es lo mismo, reparar el daño causado a la otra parte, originado por el incumplimiento del contrato.

marc

Pues bien, normalmente, cuando nos ocurre algo así, acudimos a un Abogado para que redacte una demanda, pidiendo una indemnización por los daños y perjuicios sufridos. Para ello, debemos formalizar un contrato de arrendamiento de servicios con dicho profesional, quien a través del cual, se comprometerá a utilizar los mejores medios para llegar a un fin, que no es otro que conseguir nuestra esperada indemnización, sin comprometerse, sin embargo, a garantizar un resultado concreto (el éxito esperado).

Ahora, debemos preguntarnos: ¿qué ocurre si el Abogado no presenta la demanda de responsabilidad civil, que se ha comprometido a tramitar, dentro del plazo legal previsto para ello?

Si esto sucede, el abogado habrá incumplido el contrato, por lo que será responsable de los daños y perjuicios que nos haya ocasionado, de conformidad con el artículo 1.101 y ss. del Código Civil, relativos a la responsabilidad civil contractual. El daño más común en los casos de incumplimiento de plazos es la llamada “pérdida de oportunidad procesal”, que se traduce en la imposibilidad de acceder al proceso o al alguna de sus fases y la frustración de la probabilidad de conseguir un determinado resultado útil (la indemnización que se pedía en la demanda no entregada en plazo).

Pero, si el abogado no tiene ninguna obligación de resultado, ¿por qué debe responder por la pérdida de oportunidad procesal?

A ello responde la denominada “LEX ARTIS” o “LEX ARTIS AD HOC”, término jurisprudencial que da nombre al canon de diligencia que todo profesional debe cumplir, es decir, una serie de principios a los que están sujetos todos los profesionales en el ejercicio de sus funciones, para el buen funcionamiento de su cargo.

En el caso de los abogados, su “lex artis” les exige que realicen sus funciones con una diligencia óptima, que corresponda con las exigencias de su cargo, es decir, debe actuar atendiendo a las exigencias técnicas y deontológicas adecuadas a la tutela jurídica del asunto (art. 42 del Estatuto General de la Abogacía Española). Por tanto, en nuestro caso, si el letrado interpone la demanda fuera de plazo, habrá incumplido su “lex artis”, pues no habrá actuado conforme a la diligencia óptima que le es exigible.

Es curioso, por tanto, que a pesar de que el abogado no tiene obligaciones de alcanzar un resultado concreto, deberá responder por la frustración de éste, eso sí, siempre y cuando haya sido debido al incumplimiento de sus obligaciones de medios, como interponer una demanda, contestarla, interponer un recurso, entre otros.

Sin embargo, no es tan sencillo como que de la existencia de un incumplimiento y de la aparición de un daño o perjuicio, el abogado deba responder, pues antes, es preciso proceder a la valoración del daño (art. 1.107 del Código Civil). Para ello, se debe observar si existe una relación de causalidad entre la conducta del abogado y el daño (frustración de probabilidades de obtener un resultado útil) sufrido por el cliente. Para entenderlo mejor, debemos formularnos la siguiente cuestión: si el abogado hubiera actuado diligentemente ¿se habría producido igualmente el daño? Si la respuesta es negativa, podemos acreditar que existe una relación de causalidad entre la conducta y el daño, por lo que el abogado será responsable.

Ahora bien, puede ocurrir que, aun existiendo una frustración de las pretensiones del cliente y error por parte del abogado, éste no deba responder por ello. Esto se justifica mediante el llamado “juicio de probabilidad” o “pleito del pleito”, que no es más que un análisis instaurado por la jurisprudencia que consiste en determinar las posibilidades de prosperabilidad de las pretensiones que tenía el cliente, a modo de poder cuantificar la indemnización a satisfacer por parte del abogado. Por tanto, cuando de éste análisis se extrae que, aun habiendo actuado el letrado de forma diligente, el resultado hubiera sido el mismo, debido a la evidente inexistencia de prosperabilidad de las pretensiones frustradas del cliente, no cabe imponer al abogado indemnización alguna. Así ocurrió en la STS (1ª) nº 1226/2007, de 15 de noviembre (RJ 2008/17).

Vemos pues, que para determinar la responsabilidad civil del abogado por el incumplimiento de plazos, es de vital importancia la cuantificación del daño ocasionado y la realización del mencionado “juicio de prosperabilidad”, pues de lo contrario, los clientes podrían aprovecharse de los errores de los abogados para cobrar una indemnización aun cuando la posibilidad de prosperabilidad de sus pretensiones fuera nula, lo que bajo mi punto de vista, atentaría contra la seguridad jurídica que todo Estado de Derecho debe tener.

4 Responses to La responsabilidad civil del abogado por el incumplimiento de plazos

  1. Sandra Roca Respon

    04/06/2014 at 12:40

    Un artículo muy interesante .

  2. Teofilo Cuadros Talavera Respon

    27/02/2016 at 11:33

    Hola. Contrate al letrado Luis Escamilla de malaga para que me hiciera una exhibicion de cuentas. En su día la interpone y el demandado que es mi hermano presenta una denuncia falsa diciendo que no tenia las cuentas porque le habian robado el ordenador, asi que se vuelve a citar y no aparece. Hablo con Luis Escamilla y Antonio Pachon y les pago incluso los desahucios de las propiedades, la disolución de la empresa por impagados, la reclamacion de la deuda y alguna cosa mas.
    Pues soy agredido por haber interpuesto estos procedimientos, llamo a Luis escamilla para que me consiga unas ordenes de alejamiento de mi hermano y no solo no las pide, si no que deja de coger el telefono cuando lo llamo,..me deja tirado antes de un juicio a las 5 de la mañana con un mensaje de movil diciendo que no iba al juicio porque se encontraba mal..desde entonces ni coge el telefono….¿COmo recupero mi dinero, y todos los daños que me esta haciendo al dejarme indefenso en toda la situación?
    Gracias

    • Teofilo Cuadros Talavera Respon

      27/02/2016 at 11:51

      Tengo que matizar. Pago los procedimientos pero Luis Escamilla no los hace. Y esta pasando el tiempo. Solo hizo realmente la exhibicion de cuentas y la han archivado porque no ha interpuesto administración desleal y un largo etc. Me gustaria encontrar un profesional del derecho para afrontar esta situación y no letrados que se venden. ¿Que podria hacer?

  3. Antoni Respon

    06/03/2016 at 12:28

    Dado el caso, la priemra dificultad es encontrar abogado.

    Pedir amparo al colegio, es inutil.

    ABSOLUTO CORPORATIVISMO.

    Ademas, de la dificultad de aportar datos para fundamentar la reclaamcion.

Respon a Sandra Roca Cancel·la les respostes

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

*

Podeu fer servir aquestes etiquetes i atributs HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>