El síndrome del plazo en el abogado

 Vicente RodrígoPor Vicente Rodrígo Díaz.

Socio en Basilea Abogados

El mayor enemigo del descanso del abogado son, sin duda alguna, los plazos procesales y las actuaciones jurisdiccionales. El tiempo le persigue para presentar un recurso en gracia o para sacar los 2 o 5 días para hacer alegaciones, de igual modo que correrá literalmente para llegar a tiempo a la vista señalada. Y con ello el abogado vive, y lo acepta, y con el tiempo acaba integrándolo dentro de su vida con normalidad.

¿Pero que ocurre cuando existen circunstancias que se escapan de su control?

Las circunstancias que han rodeado al pasado año 2020, así como los inicios del 21, nos han mostrado, nuevamente, que ser abogado no es una profesión como muchas otras. No digo que mejor ni peor, sino que ser abogado conlleva una serie de peculiaridades que no conllevan otras muchas profesiones.

En marzo de 2021, cuando toda la población estaba pendiente de que estaba sucediendo en el país por la pandemia que nos asolaba, los letrados además de mirar la televisión, estábamos conectados a la página del CGPJ para intentar averiguar que iba a suceder con los plazos procesales, si se suspenderían o no, y que ocurriría con la asistencia a sus vistas.

Los señalamientos se suspendieron junto con los plazos procesales, se reanudaron los plazos y se volvieron a señalar las vistas, y la actividad volvió a la “normalidad”.

Pero llegó enero, las condiciones climatológicas nos encerraban de nuevo en nuestros domicilios y, mientras jugábamos a tirarnos bolas, nuestra cabeza volvía a evadirse, ¿tendría que acudir el miércoles al juicio que tenía señalado?

Y, mientras retiramos nieve para poder salir de nuestros domicilios junto con nuestros vecinos, nuestra cabeza vuelve a pensar en el cliente que venía a vernos el lunes y no le podremos recibir, en nuestro juicio del miércoles y en el recurso que nos vence el martes (menos mal que a mi procurador le ha pillado en casa y lo podrá presentar en plazo).

Y, volveremos a la “normalidad”, hasta la próxima, y volverá la incertidumbre de los plazos procesales y volveremos a levantarnos para ejercer un día más esa profesión que tanto amamos.


11 de enero de 2021

1 comment

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.