Ángel Quemada (Decano ICPB): “La Justicia no puede ser la eterna olvidada”

Redacción.

18 de septiembre de 2020.

Jueces, procuradores, abogados y letrados de la Administración de Justicia consideran esencial una mayor digitalización y optimización de recursos y una mayor colaboración entre todos los operadores para afrontar el escenario de colapso de la Administración de Justicia, como consecuencia del parón de la actividad judicial durante los tres meses de confinamiento que ha vivido nuestro país, unidos a los nuevos procedimientos derivados de la paralización económica motivados por la COVID-19.

Esta es una de las principales conclusiones que se han apuntado en el marco del webinar celebrado bajo el título La nueva normalidad en la Justicia y en el que participaron el decano del Colegio de Procuradores de los Tribunales de Barcelona, Ángel Quemada,  la jueza decana de Barcelona, Mercè Caso, la decana de Colegio de la Abogacía de Barcelona, Mª Eugènia Gay, y la letrada de la Administración de Justicia del juzgado de 1ª instancia núm. 2 de Lleida, Lidia Urrea. El acto, organizado por Colegio de Procuradores de Barcelona con el objetivo de analizar los principales retos que afrontan los diferentes operadores jurídicos, ha sido moderado por el periodista de tribunales de La Vanguardia, Toni Muñoz.

Los ponentes han coincidido en señalar las grandes carencias de la Administración de Justicia que la crisis del COVID-19 ha evidenciado y, han destacado entre ellas la falta de recursos, tanto humanos como económicos y materiales, y el retraso en la digitalización de la Justicia. Por ello instan a la Administración de Justicia a adoptar medidas efectivas y eficientes que ayuden a desencallar este colapso judicial.

Entre las medidas que se han señalado para una mejora de la situación en la Administración de Justicia y un servicio público de calidad destaca la asunción de nuevas competencias por parte de los procuradores en materia de ejecución, de manera que estos profesionales podrían contribuir a una mejora efectiva de la actividad judicial, mientras que los recursos de la Administración se emplearían donde son realmente necesarios. “La Justicia no puede ser la eterna olvidada, ahora más que nunca, tiene que estar en el centro de nuestras prioridades. Necesitamos un compromiso conjunto para ir adelante y los procuradores nos ponemos al servicio de la Administración de Justicia en la mejora en la ejecución, un factor clave para la recuperación económica de nuestro país”, ha señalado el decano del Colegio de Procuradores de Barcelona, Ángel Quemada. En este sentido también ha señalado que “si bien se han tomado muchas medidas en materia de justicia en Cataluña para afrontar la situación de parálisis que se derivó de la suspensión de la actividad judicial, con buena voluntad e implicación de muchas personas, los recursos disponibles continúan siendo claramente insuficientes para conseguir la tasa de eficacia necesaria, destacando muy especialmente la dificultad de hacer el trabajo diario que desarrollamos los procuradores y que tan importante es para la dinamización de los procesos. En este momento la Administración debe aprovechar todavía más la figura de los procuradores, que es la que está más digitalizada y que a lo largo de tantos años de existencia ha contribuido de manera determinante a la dinamización de la Administración de Justicia y al éxito de los procedimientos en los cuales hemos intervenido.”.

Todos los operadores han destacado el papel esencial de la mediación y de métodos alternativos de resolución de conflictos para contribuir a mejorar la efectividad de la Administración de Justicia: “Creemos fundamental sensibilizar y formar en materia de mediación, fomentando la práctica de la mediación antes de que los conflictos lleguen a los juzgados, pero también una vez dentro, a través de derivaciones a la mediación”.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.