Altermutua, la mejor Alternativa a Autónomos

Juzgados contra la corrupción

Ramiro Grau MoranchoPor Ramiro Grau Morancho

 

La ola de corrupción que nos inunda –más bien un peligroso tsunami-, amenaza acabar con nuestro sistema político, y no digo democracia, pues no me gusta engañar a nadie… Pero además tiene otra consecuencia peligrosa, y es la inclusión de España en los listados internacionales de países corruptos, -en dónde vamos escalando rápidamente posiciones-, de forma que las grandes empresas multinacionales pueden pensárselo dos veces antes de invertir aquí, pues saben perfectamente que podrían tener que pagar “mordidas” sin fin para obtener los permisos y licencias necesarios, y en ocasiones no sólo a un sobrecogedor, sino a varios: Ayuntamiento, comunidad autónoma, administración central, organismos con competencias específicas, etc.… pues para abrir cualquier fábrica o centro comercial hacen falta un montón de autorizaciones, que pueden estar sometidas “a peaje”.

¿Qué soluciones tiene esta posible situación dantesca? Yo me atrevo –la ignorancia es muy atrevida- a propugnar algunas:

1. Que se exima de responsabilidad penal al empresario que denuncie cualquier petición de soborno, o incluso que lo haya pagado previamente, para poder seguir adelante con su negocio o empresa.

2. Que se endurezcan las penas de prisión para los políticos o empleados públicos corruptos, inhabilitándoles para ocupar cargos o empleos públicos durante una serie de años, y fijando penas de prisión, de cumplimiento obligatorio, sin posibles suspensiones u otros beneficios penitenciarios.

3. Que se creen Juzgados contra la Corrupción, al menos uno por comunidad autónoma –y en las grandes varios-, como jurisdicción especializada, para tramitar todos estos asuntos con agilidad y especialización, no como ahora, que los imputados acaban muriendo, de muerte natural, antes de ser condenados, o en su caso, absueltos.

4. Que se prohíban las sentencias “de conformidad” en estos asuntos, estableciéndose legalmente la obligatoriedad de celebrar el juicio correspondiente, con vistas públicas, para que la sociedad a la que se ha perjudicado, pueda conocer los hechos enjuiciados.

5. Que se publiquen en el BOE todas las sentencias condenatorias firmes, o al menos un extracto de las mismas, para público conocimiento y desprestigio político o profesional del alto cargo o funcionario hallado culpable de alguno de estos delitos.

6. Que las penas deban cumplirse íntegramente, salvo que se proceda a la devolución de la totalidad o de una parte sustancial del dinero “untado”, en cuyo caso la prisión podría reducirse en atención a esta circunstancia, pero nunca la inhabilitación para ocupar cualquier cargo oficial.

Es posible que mis ideas sean quiméricas, y seguramente lo son, pero creo que son efectivas y realistas. Ahora bien, nada de ello se hará, pues los grandes partidos están de corrupción hasta las cejas, y obviamente no van a tirar piedras a su propio tejado. Que serán tontos, pero no idiotas… Se impone, pues, botarles y empezar a votar a cualquier otro partido, aunque ello dificulte la gobernación de España. A grandes males, grandes remedios.

Ramiro Grau Morancho

Abogado, Profesor Universitario de Derecho y Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación.

7 Responses to Juzgados contra la corrupción

  1. carlos Respon

    29/06/2014 at 20:58

    Creo que el autor tiene mucha razón. Hemos creado juzgados especiales para perseguir la violencia de género, por ejemplo, o juzgados de menores, o mercantiles, pero a nadie se le ha ocurrido crear juzgados específicos para combatir la corrupción, que amenaza con llevarnos a todos a la miseria… (Perdón, a todos no, pues hay una pequeña minoría que se han hecho millonarios, con el dinero de los demás, y actuando con total impunidad).

  2. pilar Respon

    30/06/2014 at 12:47

    Yo creo que dónde los asuntos se atascan, fundamentalmente, es en los macroprocesos, dónde hay decenas de imputados y de hechos presuntamente delictivos…
    Esos asuntos, que por desgracia cada vez son más numerosos, son los que atascan el normal funcionamiento -más bien mal funcionamiento- de los juzgados y tribunales.
    En la reciente reunión de presidentes de audiencias provinciales se propuso no acumular las denuncias o querellas, y juzgar a cada imputado en un sólo juicio, como forma de desatascar estos asuntos, claro que entonces se pierde la perspectiva global…, salvo que sea el mismo juez o tribunal quien juzgue a todos. Pero en este caso puede estar contaminado por todo lo que ha visto y oído con anterioridad…
    Tal vez la creación de estos Juzgados contra la Corrupción, con competencias exclusivas sobre la materia, y dedicación también excluyente de cualquier otra, no sea mala idea, porque, desde luego, algo hay que hacer para evitar que los delincuentes económicos se nos rían a la cara, como sucede actualmente.

  3. Carmen Respon

    01/07/2014 at 11:37

    El artículo me parece muy interesante, y aborda un tema de rabiosa actualidad… Es verdad que los juzgados ordinarios han demostrado, con creces, su incapacidad para afrontar la ola de corrupción que nos inunda, y algo habrá que hacer para que los corruptos no se rían de nosotros, encima, como por otra parte ya está sucediendo.
    A grandes males, grandes remedios. La creación de juzgados específicos para afrontar esta lacra social, como sucede con la violencia de género, los juzgados de menores, etc., creo sería una buena solución, siempre y cuándo se les dote de medios para poder hacer bien su trabajo: peritos, auditores de cuentas, etc., pues se trataría de una jurisdicción especializada, muy centrada en temas económicos de gran envergadura.

  4. Antonio Respon

    06/07/2014 at 11:39

    Lo que está claro es que el sistema actual no funciona en absoluto. La gente pasa de todo, pues sabe que cualquier denuncia o querella se atasca en el juzgado, y en el mejor de los casos, tarda años y años en salir adelante.
    Si por desgracia recibes una condena, se recurre a la Audiencia Provincial, en su caso, o al Supremo, y se sigue dilatando el ingreso en prisión.
    Posteriormente re solicita el indulto, total o parcial, o se recurre al Tribunal Constitucional, o ambas cosas a la vez, y se solicita la suspensión de la ejecución de la sentencia, con lo cual puedan ganarse varios años más…
    En resumen, tenemos un sistema penal que no asusta ni preocupa a los delincuentes políticos y económicos, que además tienen los mejores abogados… Sólo preocupa a los robagallinas, y cada vez menos.
    Urge una reforma, que se vuelva al instituto de la prisión preventiva, por lo menos para los casos más escandalosos, a las instrucciones rápida y a las sentencias condenatorias o absolutorias, también rápidas. Y a su ejecución inmediata, sin dilación alguna.

    • carmen Respon

      06/07/2014 at 13:57

      El problema de la prisión provisional o preventiva es que, según el Tribunal Constitucional, sólo se puede aplicar en casos y circunstancias especiales o excepcionales, no cómo norma general.
      Y en los delitos económicos la instrucción dura años y años, pues son temas complejos, y un juzgado que lleva centenares de investigaciones a la vez, no puede dedicarles el tiempo necesario a cada una de ellas…
      Con la creación de Juzgados contra la Corrupción, especializados en estas materias, tal vez podría combatirse mejor el crimen organizado, la delincuencia económica y los numerosos casos de cohecho, malversación de caudales públicos, prevaricaciones administrativas -y alguna judicial- que sufrimos, etc.
      Al menos, por intentarlo que no quede.

  5. Adolfo Respon

    11/07/2014 at 11:42

    Igual que existe una fiscalía anticorrupción, no estaría de más crear unos juzgados específicos dedicados a la misma materia, en conexión directa con esa fiscalía. Tal vez podrían estar en la misma Audiencia Nacional, para dotarla de contenido, y más ahora que al estar el terrorismo medio desaparecido, a Dios gracias, cada día tendrán menos que hacer…
    De cualquier forma, espero que no fueran como la fiscalía anticorrupción, que a veces más bien parece “fiscalía procorrupción”…

  6. antonio Respon

    15/07/2014 at 10:30

    Ninguno de los principales partidos, PP, PSOE, CIU, etc., tiene interés alguno en que se creen unos juzgados específicos para luchar contra la corrupción, pues todos están pringados hasta el cuello, por lo que es evidente que no se van a crear nunca…
    Los políticos quieres justicia para los demás, pero no para ellos mismos.

Respon a carlos Cancel·la les respostes

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

*

Podeu fer servir aquestes etiquetes i atributs HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>