El Juicio del Agua, una novela que te reconcilia con el Derecho

Por A. Salvador.

-Recordad: lo que hará justas las leyes es la manera de juzgar -decía Martí al terminar la lección de cada noche.- La justicia es dar a cada uno lo suyo-“.

Sinopsis

El Juicio del Agua

En una gélida mañana de 1170, un juicio cruel sella los destinos de dos familias enfrentadas por la avaricia y los usos feudales. Según marca la tradición, los primogénitos de las dos casas, de apenas meses de edad, deben ser sumergidos en agua helada. El que se hunda será el escogido de Dios, y eso dará la razón a su familia. Tras el lastimoso evento, Blanca, la hija del noble Ramón de Corviu, resulta elegida, y Robert de Tramontana, el Condenado, tiene que ver durante años cómo los vencedores se apoderan de todas las posesiones de su linaje.

Pero, en esos instantes en que ambos lucharon por sobrevivir, nació entre ellos una unión especial e inquebrantable. Y a la vez, en el alma del perdedor germinó el deseo de alcanzar un mundo más justo, alejado de las supersticiones y los juicios divinos.

Años después, el joven Robert abandona sus tierras para dedicarse al estudio de las leyes en Barcelona y en la lejana Bolonia, mientras combate contra el odio y las traiciones de sus enemigos. El hallazgo de un antiguo libro lo convierte en pionero de una gran renovación, pero no está solo en la lucha; en su corazón viaja siempre el recuerdo de Blanca, la joven con quien compartió el infame juicio del agua.

Crítica

El Juicio del Agua (Grijalbo), de Juan Francisco Ferrándiz, debería ser leída por todo futuro estudiante de Derecho, para poder comprender el origen de nuestro actual sistema jurídico, entender la importancia de nuestra tradición jurídica y, finalmente, dejarse cautivar por los nobles -que no nobiliarios- ideales que un jurista siempre ha de abanderar.

Y para todos aquellos que se dedican al mundo del Derecho: abogados, jueces, fiscales, procuradores… el Juicio de Agua es una obra que te reconcilia con el Derecho, que vuelve a redescubrirte el porqué tales profesiones son necesarias.

Ferrándiz transforma en apasionante la historia detrás del Digesto, los Glosadores, los Fueros de Jaca y el Corpus Iuris Civilis, mediante una emocionante trama de aventuras, intrigas políticas, conspiraciones y Derecho.

“El Juicio del Agua es una novela de pura orfebrería histórica, literaria y jurídica”

El autor te transporta magistralmente a una Cataluña medieval donde impera la violencia, frente al incipiente imperio de una tradición jurídica aún no establecida. El Derecho pues se descubre como el motor del cambio de una sociedad, la medieval, anclada en ordalías, juicios divinos y sacrificios.

En unos tiempos como los actuales, dónde libertades y derechos fundamentales están constantemente siendo cuestionados o restringidos, Ferrándiz nos recuerda, no únicamente la importancia de estos, sino la batalla política, jurídica e intelectual que nuestros antepasados tuvieron que dar. Una novela de rigor histórico, pero muy actual. Una novela para devorar y disfrutar.

Desde El Jurista esperamos con creces la próxima obra de Juan Francisco Ferrándiz.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.