El ICAM y la Cámara de Comercio de Madrid apuestan por el sector legal como motor económico

Redacción.

El papel que la abogacía y las firmas del sector legal están llamadas a jugar en la recuperación económica de la región ha sido uno de los ejes centrales del Foro Justicia celebrado en el Colegio de Abogados de Madrid, con la participación del presidente de la Cámara de Comercio de Madrid, Ángel Asensio. También se han desgranado las claves para transformar el modelo productivo y reforzar la presencia internacional de las empresas en un mundo post pandemia que se espera extremadamente competitivo.

En sus palabras de bienvenida, el decano de la abogacía madrileña ha reivindicado el valor de la abogacía y el sector de los servicios jurídicos en la coyuntura actual: “los abogados somos un operador fundamental en el sistema económico del país, como generadores de riqueza y empleo”. En un entorno de incertidumbre donde el deterioro del tejido productivo y el empeoramiento del empleo son certezas avaladas por unas perspectivas económicas muy pesimistas, José María Alonso ha llamado a tomar medidas para evitar que el aumento de la litigiosidad derivada de esta situación acabe colapsando los tribunales madrileños.

“Se avecina una situación tremenda cuando se levante la moratoria concursal, cuando haya que empezar a devolver los prestamos ICO, y eso afecta sobre todo a los pequeños y medianos empresarios”, ha advertido Alonso. A los asuntos relacionados con contratos de seguros, transporte o responsabilidad civil que ya llegaban masivamente a los juzgados antes de la pandemia, se suma una nueva ola de conflictos surgidos durante la crisis sanitaria que ocupan ya a uno de cada tres letrados, según un estudio reciente del Consejo de la Abogacía Española.

En este contexto, iniciativas como la puesta en marcha por el Colegio de Abogados y los jueces de lo mercantil de una Guía de Buenas prácticas “para salvar el mayor número de empresas que entran en concurso con la venta de unidades productivas” son un buen ejemplo de la importancia de la colaboración público-privada para contribuir a revertir la inercia económica y agilizar al sistema judicial, ha señalado el decano.

En su discurso, también ha abogado por potenciar el uso de medios adecuados de resolución de controversias como el arbitraje y la mediación, una opción que sería beneficiosa para empresas y trabajadores, en la medida en que resuelven los conflictos en un plazo muy inferior y a menor coste que la jurisdicción, así como para los propios abogados, que encontrarían nuevas oportunidades de trabajo.

Finalmente, el decano de del ICAM ha afirmado que la abogacía tiene que estar al lado del mundo empresarial para ayudar a solventar las situaciones de crisis que amenazan la sostenibilidad de buena parte del tejido productivo. “El mundo del derecho tiene que asumir un papel muy relevante, tenemos que colocarnos en primera línea y ayudar no solo a superar esta situación sino a salir reforzados. Porque eso es posible. Tenemos la capacidad y la gente necesaria”, ha enfatizado Alonso

Apuesta por la calidad

Por su parte, Ángel Asensio ha desglosado en su intervención algunas de las claves para transformar el modelo productivo y reforzar la presencia exterior de las empresas madrileñas en un mercado internacional que se prevé extremadamente competitivo cuando desaparezcan los efectos de la pandemia. Entre otras cuestiones, el presidente de la Cámara de Comercio de Madrid se ha referido a la necesidad de impulsar la digitalización, la sostenibilidad y la reindustrialización para reactivar la economía y dotar de mayor estabilidad y calidad al empleo, reforzando la apuesta por la calidad de los bienes y servicios.

“Estratégicamente como país tenemos que apostar por la calidad, un país de precios low cost es un país de salarios low cost. Por eso tenemos que apostar por imagen, por marca e internacionalización que da visibilidad a nuestros productos y servicios. Poner en valor lo nuestro”, ha señalado.

Escudo social

Asensio ha descrito además el contexto “complicado” que atraviesa la economía española a consecuencia de la pandemia, con “100.000 empresas menos, 600.0000 empleos en ERTE” y unas tasas de desempleo disparadas, en particular en el caso de las mujeres (18%) y los jóvenes (40%). En este sentido, el presidente de la Cámara de Comercio ha recordado que “los empresarios y lo autónomos siguen luchando en un contexto de absoluta incertidumbre por sacar adelante su empresa, y eso significa salvar el empleo”, poniendo en valor a la empresa como barrera para prevenir el impacto social de la crisis.

“La empresa es el mejor escudo social, el empresario asume un riesgo, la empresa tiene que tener empleados y los empleados consumen. Si hay empresa y hay empleo, de ahí salen los impuestos para el empleo y los servicios públicos. Cuantas más empresas, más empleo, menos gasto en desempleo, más actividad y, por lo tanto, más recaudación”, ha explicado Asensio. Si sube la presión fiscal, ocurre todo lo contrario: “menos margen para las empresas, menos poder adquisitivo de los trabajadores, menos inversión, menos empleo, más gasto público, menos competitiva la empresa, menos consumo y menos actividad económica”.

Asensio también se ha referido en su intervención a una iniciativa impulsada por la Cámara de Comercio de Madrid para crear una nueva sección especializada en el área jurídica con el fin de reforzar el posicionamiento de los despachos de abogados, darles visibilidad y contribuir al desarrollo de su negocio y a su crecimiento.

Bajo el nombre de Sección Jurídica Club Cámara de Madrid, el objetivo de este proyecto es seguir potenciando el desarrollo económico de la región y el crecimiento de las empresas madrileñas.

Sinergias

Además de destacar el importante papel que los profesionales de la Comunidad de Madrid tienen en la generación de riqueza y talento, el decano ha ofrecido la colaboración plena del Colegio de Abogados de Madrid “para ayudar en lo posible al levantamiento económico de la región”. Asimismo, se ha mostrado abierto a recibir propuestas de la Cámara de Comercio que unan sinergias y mejoren la situación de la abogacía, la ciudadanía y el tejido empresarial madrileño.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.