Altermutua, la mejor Alternativa a Autónomos

Tribuna

Voz Joven

Siempre quedarán los votantes

Diego FierroPor Diego Fierro Rodríguez.

Las elecciones de los componentes del Parlamento Europeo que se celebraron el 25 de mayo han provocado que se susciten discusiones en relación con distintos asuntos de relevancia política, como la irrupción de “Podemos” en el panorama español y la caída del PSOE y del PP. Sin embargo, también se produjeron hechos de escasa importancia política, aunque de cierta trascendencia jurídica, que fueron reflejados por los medios de comunicación.

En Loja, un municipio de la provincia de Granada, no asistieron los miembros de la Mesa Electoral y ésta se tuvo que constituir con las primeras personas que fueron a votar. Es un hecho que no es aislado, ya que esto ha ocurrido en elecciones anteriores, como las elecciones municipales del año 2011, en las que sucedió lo mismo en La Coruña, en Puerto de la Cruz y en Las Palmas.

Las situaciones mencionadas pueden parecer muy extrañas, pero son consecuencia directa de lo previsto en el artículo 80.4 de la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General, que indica, para el caso en el que no estén presentes el Presidente, los vocales y los suplentes, que la Junta Electoral de Zona designará a las personas que deberán constituir la Mesa Electoral, “pudiendo incluso ordenar que forme parte de ella alguno de los electores que se encuentre presente en el local”. Esta regla, que debe considerarse como un medio necesario para garantizar el correcto funcionamiento del proceso electoral, provoca molestias para todo aquel que tiene la mala suerte de tener que ocupar la plaza de un componente de la Mesa durante toda la jornada electoral.

Sin duda alguna, llegar un día de elecciones al local en el que se van a desarrollar las votaciones y encontrarse con la obligación de ejercer como vocal de una Mesa Electoral por la ausencia de los que tenían que ocupar los puestos de Presidente y vocales debe ser algo impactante. Además es algo problemático, ya que siempre implicará un impedimento para realizar las actividades programadas para ese día por la persona que padece la situación, que tendrá que cambiar sus planes por cumplir su deber como ciudadano, lo cual es un motivo que explica que muchos no quieran ser miembros de una Mesa Electoral.

Es lógico pensar que aquel que acuda a votar al inicio de la jornada electoral siempre correrá el riesgo de terminar formando parte de la Mesa Electoral. Sin embargo, hay que destacar que, ciertamente, es muy poco frecuente que un votante termine siendo componente de la misma, porque no es normal que falten el Presidente, los vocales y alguno de los suplentes. Además, si las personas que deben ocupar alguna de esas posiciones se ausentan, podría existir, según el art. 80.4 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, responsabilidad penal, ya que sería posible que estuvieren cometiendo el delito electoral tipificado en el art. 143 de la misma norma, que establece que “El Presidente y los Vocales de las Mesas Electorales así como sus respectivos suplentes que dejen de concurrir o desempeñar sus funciones, las abandonen sin causa legítima o incumplan sin causa justificada las obligaciones de excusa o aviso previo que les impone esta Ley, incurrirán en la pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a veinticuatro meses”.

Muchos de aquellos que estén decididos a votar en las próximas elecciones considerarán que es mejor no tentar a la suerte y ejercer el derecho a voto a una hora tardía. Otros, en cambio, irán al local electoral para ejercer su derecho a una hora temprana, porque, como afirmó Flori Estévez, que es una ciudadana que tuvo que ser componente de la Mesa Electoral por la regla del art. 80.4 de la Ley Orgánica 5/1985, “al que madruga Dios le ayuda”.

Es importante el hecho de que cada Junta Electoral de Zona podrá estar relativamente tranquila, ya que, aunque alguno o algunos de los miembros de una Mesa Electoral se ausenten, siempre quedarán los votantes para cubrir los puestos vacantes.

2 Responses to Siempre quedarán los votantes

  1. Argantonio Rey de Tartessos Respon

    01/06/2014 at 9:57

    Una vez más, el Estado dispone del tiempo de los demás para temas que no puede (o no quiere, o no sabe) solucionar de otra manera. Si ser miembro de una mesa electoral solo ocasiona molestias, no es extraño que los ciudadanos intenten eludir este fastidio. La exclusiva política de la sanción no sirve. Hay que hacer atractivo el ser miembro de una mesa ¿Cómo? Pues que los genios se pongan a pensar. Y una reflexión para el autor del artículo ¿Qué consecuencias jurídicas tendría una insumisión masiva de los ciudadanos convocados para formar las mesas en una jornada electoral?

  2. Diego Fierro Rodríguez Respon

    01/06/2014 at 15:45

    En cuanto a la primera cuestión que usted plantea, es cierto que no resulta atractivo para los ciudadanos ejercer los deberes de los miembros de una Mesa Electoral, que, según tengo entendido, debieron recibir, en las elecciones del 25 de mayo, una retribución algo superior a los 60 euros, además de ser titulares de determinados derechos reconocidos en la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, como la reducción de su jornada de trabajo de cinco horas el día inmediatamente posterior. Sin embargo, considero que a los dirigentes no les plantea grandes problemas el hecho de que a la gente no le atraiga la idea de ser Presidente o vocal de una Mesa, ya que si alguna persona con uno de estos cargos no acude al local electoral el día de la votación, para cumplir las funciones que tiene encomendadas, podrá terminar siendo acusado por un delito que está sancionado con una pena de prisión o, alternativamente, con una pena de multa. Por eso mismo resulta complicado que los encargados de manejar el sistema decidan hacer más concesiones en favor de los perjudicados por la gestión de las Mesas Electorales, que suelen ser, normalmente, sus propios componentes.

    Para responder a la cuestión que me plantea hay que partir de un punto muy concreto. En principio, parece muy complicado que pueda existir una insumisión masiva de los ciudadanos que deben estar en las Mesas en las que se va a desarrollar la jornada electoral, pero si ésta se produjera habría dos consecuencias:

    1) Se tendría que perseguir y condenar penalmente a todos aquellos que, efectivamente, cometieran el delito de no asistir a la Mesa Electoral que tuvieran el deber de ocupar, siempre y cuando concurran todos los presupuestos de la infracción penal. En relación con este tema, es necesario tener presente que tanto el Ministerio Fiscal como los órganos judiciales penales están saturados por todas las causas que se están enjuiciando.

    2) Siempre habrá alguien que acuda a votar y los primeros que llegaran al local electoral para ejercer su derecho se encontrarían con la obligación de tener que ocupar la Mesa para ejercer, en cada caso, de Presidente o de vocal. No obstante, es posible que sea imposible conseguir la formación una Mesa Electoral, motivo por el que el art. 80.5 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General establece que si no pudiera constituirse la Mesa una hora después de la legalmente establecida para el inicio de la votación, los componentes de la Mesa presentes, los suplentes que hubieran acudido o, en su defecto, la autoridad gubernativa comunicarán está circunstancia a la Junta de Zona, que convocará para una nueva votación en la Mesa, dentro de los dos días siguientes, nombrando, de oficio, a los nuevos miembros que desempeñarán sus funciones en ella.

    Espero que mi respuesta sirva para resolver la cuestión que se ha planteado.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

*

Podeu fer servir aquestes etiquetes i atributs HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>