Jóvenes y expertos se alían para reforzar la privacidad y la seguridad de los menores en la red

Redacción.

Los menores se preocupan por su privacidad aunque con unos valores y una mirada distinta a la de los adultos. Esta es una de los conclusiones del debate en el que han participado una veintena de jóvenes y expertos en el marco del  “Congreso Menores, Internet y Tecnologías: Crecer y convivir en un mundo digital”, organizado por la Autoridad Catalana de Protección de Datos (APDCAT) y el Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB). El acto, que ha contado con la presencia, entre otros, de Eduard Vallory, presidente del Centro UNESCO de Cataluña, y Anna Folch, presidenta de UNICEF Cataluña, ha reunido cerca de doscientas personas, mayoritariamente profesionales y agentes sociales de la educación, del ámbito digital, jurídico, así como estudiantes que han participado en el proyecto educativo homónimo dirigido a alumnos de secundaria.

Nueve de cada diez jóvenes de 10 a 15 años navega por la red de manera habitual, un uso cada vez más intensivo y precoz que contrasta con la baja percepción de los riesgos asociados a su privacidad. En este sentido, la directora de la Autoridad Catalana, Maria Àngels Barbarà ha explicado que “los menores se relacionan tecnológicamente y conforman a través de la red la imagen que quieren que el resto tenga de ellos. Para que su crecimiento sea sostenido y coherente, la configuración del ‘yo tecnológico’ debe desarrollarse en paralelo y de manera coherente con el ‘yo off-line’”.

CongresMenors_IMG_1217

Vallory, especialista en políticas educativas, valores y ciudadanía, ha reflexionado sobre cuál es el propósito de la educación en este nuevo escenario digital. En este sentido, ha destacado que “las tecnologías digitales han anticuado el concepto de transmisión de conocimientos; necesitamos una educación basada en el hacer, practicar y explorar, y que los educadores acompañen a los jóvenes para abordar la dimensión ética y social de las tecnologías existentes y de las que están por llegar”.

Por su lado, Folch ha recalcado el acierto de una jornada de este tipo orientada a “a proteger los derechos de la infancia, ya que muchas veces olvidamos que los menores son sujetos de derecho, y no sólo clientes potenciales o usuarios. Ello supone, no sólo trabajar desde una perspectiva de protección, sino también desde la promoción de los valores educativos y recreativos ante las nuevas tecnologías”.

La primera mesa redonda ha estado protagonizada por un grupo de jóvenes de 13 y 14 años de distintos institutos de secundaria que han participado en el proyecto educativo. El testimonio de los jóvenes ha puesto de manifiesto el uso y el uso constante que hacen de las redes sociales y las tecnologías digitales, una situación que contrasta con su relativo nivel de concienciación respecto a los riesgos asociados. En este sentido, han relatado diversas experiencias vividas en su entorno relacionadas con el ciberbullying, la suplantación de identidad, la circulación de información personal comprometida o el etiquetado en fotografías o contenidos ajenos. “Al no haber trato cara a cara, parece sea menos personal y peligroso. Es como si no lo estuvieras haciendo tú”, ha comentado uno de los jóvenes.

Durante la segunda mesa redonda, dedicada a los retos y oportunidades de las tecnologías digitales, Genís Roca, experto en Internet y transformación digital, ha afirmado que “somos la primera generación en la que la transferencia tecnológica no se hace de padres a hijos, sino de hijos a padres, alterando con ello las normas de autoridad y referencia. A pesar de no ser referentes digitales para nuestros hijos, debemos ayudarles a tener criterio ante la información y criterio de actuación animándoles así  a disfrutar de su futuro digital”. En la misma línea, Josep Lluís Queralt, director del Instituto Baix Camp de Reus, ha valorado como una oportunidad “el acompañamiento para una madurez tecnológica desde los centros para que los alumnos estén más motivados, sean más activos y podamos poner mayor énfasis en la dimensión ética y en el comportamiento referente al uso de las tecnologías”. Josep Manuel Prats, presidente de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Escuelas Libres (FAPEL), también ha expresado que “como padres debemos dar un paso adelante y preocuparnos por tener conocimientos de las redes. Hacerles saber que han de seguir su camino pero que hay unas normas y del valor de su información personal”. 

Éxitos en la prevención y la resolución de conflictos

La segunda parte de la jornada ha girado en torno a la prevención y los instrumentos de respuesta en caso de conflictos en la red. Las experiencias presentadas han mostrado resultados positivos que reflejan los esfuerzos de estos años gracias a los diferentes programas de prevención y educación. Xavier Gatius, director general del CESICAT, ha explicado en relación al Programa Internet Segura de la Generalitat de Cataluña que “los jóvenes son más críticos y conscientes en cuanto al uso de la red: hace un año el 50% de los jóvenes de 7 a 9 años no tenían inconveniente en compartir y ceder información personal en la red, porcentaje que ha caído en 2015 a niveles del  25 y 30%.”

En la misma línea, Ferran Resina, subinspector del Área Técnica de Proximidad de la Policía de los Mossos d’Esquadra, ha comentado que desde el ámbito de la seguridad “en delitos como el grooming, cada vez más pasamos de hechos consumados a casos de tentativa, y ello quiere decir que los jóvenes son conscientes, los identifican y los comunican”. Los últimos cambios tecnológicos han dejado obsoletos aquellos primeros consejos que se daban hace pocos años cuando la mayoría de domicilios tan sólo disponían de conexión a Internet en un único ordenador de sobremesa. Hoy, los jóvenes se conectan dónde y cuándo quieren, por lo que, según el abogado penalista, Andreu Van den Eynde Adroer, “aunque el delito cibernético está en el punto de mira en el último código penal, la mejor prevención es la parental. Como padres debemos saber cómo configurar la privacidad, cómo invitar a alguien o tener opinión sobre el anonimato en la red”.

En cuanto a cómo abordar la resolución de conflictos en Internet, Pilar Miarnau, asesora pedagógica y mediadora en relaciones familia-escuela, ha hecho hincapié en la necesidad de analizar “con todas las partes implicadas en el conflicto, qué ha ocurrido, quién ha intervenido, cómo nos hemos sentido y cómo hemos reaccionado, por qué ha pasado… Darnos más tiempo para abordar los conflictos nos hace aprender y ser más conscientes”. Manel Mor, responsable del Servicio Escuela y Familia, ha hablado de las actuaciones que preventivamente se realizan desde el Departament d’Ensenyament y que han ayudado a reducir el acoso escolar del 13,2% en el año 2000 a un 10,4% en 2011, gracias a instrumentos como los protocolos de intervención y acompañamiento que se ejecutan en los centros.

También desde el Departament d’Ensenyament, Jordi Vivancos, responsable del Área de Tecnologías para el Aprendizaje y el Conocimiento, ha centrado su intervención en la importancia de “formar en competencias digitales tanto a profesorado como a jóvenes, ya que no es cierto que sean nativos digitales. Más allá del dominio funcional de los aparatos digitales, se deben desarrollar capacidades para actuar de forma crítica, prudente y responsable, haciéndoles comprender las implicaciones personales, éticas y de seguridad sobre su identidad digital”.

Finalmente, durante les conclusiones de la jornada, Barbarà ha subrayado que “la escuela y la familia deben ser los centros motores que doten a los menores de los valores necesarios para afrontar los nuevos retos de forma responsable y segura”.

Un proyecto de educación digital para los menores y su entorno

Bajo el nombre “Menores, Internet y Tecnologías: Crecer y convivir en un mundo digital”, la APDCAT ha diseñado un programa de educación digital en dos fases. El proyecto surge como respuesta al uso cada vez más habitual y precoz en casa, en las escuelas o durante sus actividades extraescolares. El 92% de la población de diez a quince años es internauta y el 70% de menores de doce años dispone de teléfono móvil, según el último Informe de la Sociedad de la Información a España.

Además, ante el incremento un 71% el pasado año de los delitos informáticos, según datos de la Fiscalía General del Estado, se constata que éste continúa siendo un ámbito que genera especial preocupación para el conjunto de la sociedad, y especialmente, para la comunidad educativa (docentes, padres y madres…). Por este motivo, la APDCAT ha diseñado un programa que integra a todas estas personas con vocación transversal para que los menores, docentes, padres y madres, formen parte del debate y de la solución., El objetivo es concienciar a los menores y a su entorno sobre la gestión responsable de los datos personales cuando utilizan las tecnologías.

En colaboración con el Departament d’Ensenyament, durante el primer semestre del 2015 se han visitado una cincuentena de centros escolares y cerca de 3.000 alumnos de segundo y tercero de la ESO han participado en unos talleres, en los que han tenido la ocasión de reflexionar sobre acciones que realizan diariamente en la red como colgar fotografías de amigos o explicar dónde están y qué están haciendo. La segunda fase de esta iniciativa se ha realizado en este Congreso con el objetivo de extender el diálogo e incorporar a agentes sociales y del mundo jurídico, sociólogos, tecnólogos y la sociedad en general.

Esta iniciativa se complementa con otras que tienen la mirada centrada en la prevención de delitos o infracciones y en la seguridad de los sistemas informáticos que utilizamos. Tal y como ha explicado Ramon Miralles, coordinador de la Auditoria y seguridad de la Información de la APDCAT, “el planteamiento viene dado no sólo por la centralidad del valor de la privacidad y de la información personal, sino también por la proximidad a los centros educativos para escuchar directamente las demandas e inquietudes de alumnos y familias”.

Pioneros en educación digital europea

La Autoridad Catalana colabora con las autoridades homólogas a nivel europeo. El pasado mes de octubre, la APDCAT presentó esta iniciativa en la 37a Conferencia Internacional de Protección de Datos en Ámsterdam. Esta presentación permitió compartir los aprendizajes alrededor de la experiencia y valorar su viabilidad y continuidad a nivel europeo.

Según Maria Àngels Barbarà, “entre todos debemos concretar cuál debe ser la forma de acercarse a los menores e incorporar en su rutina social tecnológica valores directamente vinculados a la privacidad como el respeto a los otros, el autoestima y el crecimiento personal”.

El ICAB y la sensibilización de los jóvenes en la red

Maria Rosa Barberà, vicedecana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB), institución que ha acogido la jornada, ha agradecido el acierto del Congreso así como la convergencia en los objetivos que se persiguen. Desde hace cuatro años, el ICAB impulsa una propuesta educativa similar que ha llegado a 2.000 jóvenes de 14 a 16 años.

Según la vicedecana, “con la iniciativa del Colegio Justicia & Jóvenes queremos acercar el papel del abogado y el valor de la Justicia en una sociedad democrática, a la vez que a través de un debate con los jóvenes moderado por abogados trabajamos la toma de conciencia sobre las consecuencias jurídicas que pueden derivarse de un uso inadecuado de Internet y las redes sociales”.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *