Altermutua, la mejor Alternativa a Autónomos

De las salidas tradicionales de la abogacía hacía la innovación

Redacción.

13 de mayo de 2019.

En un mundo donde cada día es más complicada la salida laboral, elegir con acierto una carrera de futuro es vital. El derecho es una de las que más salidas laborales ofrece, algo que está directamente relacionado con la elevada diversidad de especialidades que engloba, así como las muchas orientaciones profesionales que se pueden desarrollar con este título.

Estudiar la carrera de derecho no implica únicamente la posibilidad de trabajar en alguno de los despachos de abogados ya en funcionamiento, con una cartera fija de clientes, aunque trabajar dentro de un bufete de abogados o la creación de un despacho de abogados propio sea el primer pensamiento de aquel que termina estos estudios.

Además de trabajar en alguna de las especialidades que la carrera ofrece; derecho civil, mercantil, penal, corporativo, internacional, derechos humanos, internacional público, internacional privado, derecho tributario, derecho laboral, deportivo… también puede ejercer como procurador, asesor o consultor, mediador, administrador de fincas, gestor administrativo, traductor jurídico y ejercer la profesión en campos como las asesorías, las consultorías, las grandes, pequeñas y medianas empresas de absolutamente cualquier sector, también en gestorías o para la banca, en corredurías de seguros, asociaciones…

Imagen

¿Cuáles son las ramas de la abogacía con más proyección laboral?

Aunque, como hemos visto la oferta es bastante amplia, no todas cuentan con la misma demanda. Si el estudiante combina sus grados con especializaciones como las de Administración y Dirección de Empresas (ADE), Criminología o Derecho Internacional, las posibilidades laborales se amplían exponencialmente.

En cualquier caso, las ramas del Derecho con más salidas podrían dividirse en dos grandes grupos, aquellas que se consideran tradicionales y aquellas otras que se encuentran con una mayor demanda por pertenecer a un ámbito más actual e innovador.

Salidas laborales del Derecho tradicional

De las primeras, es el Derecho Penal una de las preferidas por los aquellos estudiantes de vocación que quieren desarrollar una carrera de judicaturas (para llegar a ser juez). Esta rama del derecho público regula la potestad punitiva del Estado, se asocia a la realización de conductas que se enmarcan dentro de los títulos de delitos, penas y medidas de seguridad como consecuencias jurídicas, establece y regula el castigo de los crímenes o delitos, mediante la imposición de determinadas penas. Se puede optar tanto por opositar en las administraciones públicas como dirigir los esfuerzos a las entidades privadas

El Derecho Administrativo se basa y enfoca en la gestión de poderes del Estado y de los diferentes entes públicos, en este caso el interés es mayoritariamente para ocupar una plaza como funcionario.

El Derecho Mercantil sería el tercero más demandado laboralmente dentro de esta primera sección de la abogacía tradicional. En este caso el enfoque va dirigido hacia la actividad empresarial propiamente dicha, ya que regula el conjunto de normas relativas a los comerciantes, a los actos de comercio que están calificados según la Ley y a las relaciones jurídicas que se derivan de sus interrelaciones, es decir, es la Rama del Derecho encargada de regular el amplio ejercicio del comercio con el uso de los distintos operadores económicos que ofrece el propio mercado.

Salidas laborales del Derecho más innovador

El mundo avanza y evoluciona, todos los sectores que componen una sociedad deben adaptarse a estos cambios, el Derecho no se excluye de esta situación y debe, como el resto de actores que conforman sus pilares, crear nuevas soluciones a las demandas de una ciudadanía ante nuevos problemas y situaciones.

Las tres salidas principales, las que más proyección de futuro tienen y, por lo tanto, más capacidad de crear puestos de trabajo, son, en primer lugar, el conocido como Compliance Officer, que entró a formar parte del Derecho Penal en el 2010, con su más reciente reforma. Se trata de un tipo de abogado que se encarga de vigilar para que las empresas cumplan las normativas, evitando que están sufran algún tipo de riesgo legal, penal y también se encarga de todo lo relacionado con la seguridad laboral.

El segundo sería el que se especializa en los Recursos Humanos, que conlleva una adaptación a las nuevas tecnologías y metodologías para llevar a cabo el ejercicio de la selección y el reclutamiento de personal en las empresas. También se incluye en los trabajos profesionales para la Responsabilidad Social Corporativa.

Por último, y como no podía ser de otra forma, la incursión en la vida social de las tecnologías digitales ha forzado la aparición de un experto en Derecho Digital, el cual puede especializarse a su vez en normativas específicas, como pueden ser la ciberseguridad, las leyes de protección de datos, las e-commerce, la información a través de las redes o de los movimientos de capital que se realizan por internet. Muy demandados son aquellos que encuentran su especialización en la violación de la privacidad o en la gestión de la información que se realiza a través de las distintas redes sociales.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

*

Podeu fer servir aquestes etiquetes i atributs HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>