Altermutua, la mejor Alternativa a Autónomos

Tribuna

Voz Joven

S.O.S Pública

Por Daniel Mendo.

Hace escasas horas se ha anunciado el cierre de la televisión pública griega, Ellinikí Radiofonía Tileórasi, que ha estado desde 1938 en emisión continúa. Este cierre inminente ha podido hacerse gracias a un decreto ley, aprobado este mismo mes, que permite eliminar empresas públicas sin consultarlo en el parlamento para cumplir con las exigencias de reducción del número de funcionarios al país por parte de los acreedores internacionales, la estimada “troika“.

Dicha medida drástica y radical se ha tenido que tomar en un intento desesperado del gobierno griego de salvar la dramática situación económica que vive (o esto hacen creer) el estado griego.

El artículo 15.2 de la Constitución Griega nos dice que: “La radiofonía y la televisión quedan bajo el control directo del Estado. Tendrán como objeto la difusión objetiva y en términos igualitarios de informaciones y de noticias (…) habiendo en todo caso garantizarse la calidad de las emisiones, en consideración de su misión social y del desarrollo cultural del país.“, un precepto, que a día de hoy, queda obsoleto, papel mojado.

Es un día triste, realmente muy triste. La televisión pública tiene un peso muy importante (y no sólo la televisión) a nuestra sociedad a pesar de los ataques constantes que está sufriendo, dado que te funciones muy importantes, como las de realizar programas educativos, culturales e informativos para la ciudadanía, promover una participación activa de los diferentes actores sociales insertados en la realidad nacional, a través de sus diferentes programaciones y promover el ejercicio de la libertad de expresión, creación y producción audiovisual, siempre desde la neutralidad política, a diferencia de todas las otras televisiones de índole privada.

Yo me pregunto, cuando en un informe dentro de dos o tres años se afirme “que hubo un error de cálculo…”, quién será el que solvente todo el daño personal y democrático que se está haciendo en el pueblo griego?

Puede ser que el lector piense que hay cosas mucho más importantes que la televisión pública. Y estoy de acuerdo. Desde Europa nos piden austeridad, que afrontamos la situación y que “esto nos pasa para vivir por encima de nuestras posibilidades durante tanto de tiempo“.

Y como siempre pasa en estas situaciones, los que reciben son los de base, el trabajador. El ciudadano corriente que trae una vida entera cotizando y que ve como de un día por el otro se queda sin trabajo y no podrá recibir ningún tipo de subvención ni compensación. El que ve como en su pueblo han cerrado el centro de atención primaria. El que le tiene que decir a sus hijos que no les puede pagar los estudios (y evidentemente tampoco trabajar, porque la tasa de paro de jóvenes sin estudios supera el 60%).

¿Pero porque hablar de estas banalidades?

Estos temas que no interesan a la ciudadanía, porque las cosas que realmente interesan son sin duda la normalización lingüística (es evidentemente la causa del fracaso escolar estrepitoso de las Islas Baleares), el aborto (el Ministro Gallardón quiere modificar la Ley del Aborto debido a la presión de unos cuántos lobbys pro-vida) y el matrimonio homosexual, siendo este último objeto de durísimas críticas al país vecino.

No se preocupen estimados lectores. Cualquier modificación express a la Constitución Española como el hecho al artículo 135 en 2011 por contentar a la “troika” no es viable si se trata de modificaciones necesarias en el sistema electoral. Pero recuerden sintonizar la televisión (pero no la pública) y disfrutar del que nos espera.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

*

Podeu fer servir aquestes etiquetes i atributs HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>